mono

Apego: ¿Alimento o cariño?

Hoy en día no nos cuestionamos lo importante que es el afecto y cariño de una madre para un niño o niña. A todos nos suena la palabra apego y sabemos de la importancia que tienen a nivel emocional los primeros años de vida de los niños. Pero para que todo este conocimiento este al alcance de nuestras manos, décadas atrás hubo psicólogos como Bowlby y Harlow estudiando el comportamiento de los niños con sus madres.

Hoy, en PSICURIOUS, os presentamos el famoso experimento con primates de Harlow.

En la década de los 60, Harry Harlow, psicólogo estadounidense, comenzó a estudiar la teoría del apego y de la privación materna de Bowlby (padre de la teoría del apego). Para ello, utilizó un método que hoy en día iría en contra de los derechos de los animales dada la crueldad que esto suponía.

Harlow, en lugar de investigar con bebés humanos, investigo con crías de Macaco. Cuando nacieron separó a estos pequeños primates de sus madres y quiso ver cual era la respuesta ante la privación maternal. Fueron criados en unas jaulas en las que introducía un trozo de trapo. Cuando el psicólogo abría las jaulas para limpiarlas, observaba como estos monos se aferraban al pequeño trozo de tela y se quejaban cuando se les quitaba el objeto.

Pero Harlow quiso ir más allá. Tras observar dicha respuesta, introdujo dos elementos en la jaula. Uno de ellos era una simulación de una madre de mono hecho de alambre. Esta madre tenía un biberón lleno con el que poder alimentar al pequeño macaco. Por otro lado, introdujo a otra simulación de madre de mono, pero esta vez de felpa. En este caso, no llevaba alimento.

Con la introducción de estos elementos, Harlow quiso comprobar el amor condicional. Es decir, si la relación y el apego de la madre tenía que ver solo con la necesidad de alimento.

LO QUE HARLOW OBSERVÓ

Lo que Harlow vio fue que los pequeños primates se aferraban a la madre de felpa y pasaban casi todo el día en su regazo, a pesar de no proporcionar comida. El apego que desarrollaban estos primates hacia la madre de felpa era mucho mayor.

Además de vez en cuando metía en la jaula algún elemento extraño como estresor. La reacción de los monos era clara. Cuando esto sucedía, corrían donde la madre de felpa en busca de protección.

Pudo concluir entonces que lo que unía a los bebés a sus madres no solo era esa necesidad de alimento sino de afecto y cariño.

Os dejamos abajo un video donde podréis ver parte del experimento:

Experimento de Harlow con bebés de Macaco

¿Qué te ha parecido este histórico experimento?

¡Te invitamos a que compartas tu opinión! Y, si te ha gustado, puedes leer más entradas en nuestro blog: https://www.umarepsicologia.com/influencers-y-efecto-halo/

Si te gusta, comparte, por favor. ¡Es básico!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *